Desde que me puse a ordenar mi cuarto de estudio me surgió el típico problema de cuando vas acumulando piezas y piezas de informática, y es que al final no tienes dónde conectar todo sin que tu escritorio parezca Matrix.

Los monitores actuales tienen varias entradas para poder conectar uno o más dispositivos, normalmente una digital y otra analógica, pero eso nos sigue dejando el problema de que tendrías varios teclados y ratones encima de la mesa.

La solución es comprar un KVM (Keyboard-Video-Mouse) que es un conmutador que permite utilizar el mismo teclado y ratón para varios ordenadores.

Los primeros KVM eran totalmente analógicos, se conmutaban con un interructor y fueron diseñados para controlar múltiples servidores con un sólo teclado y monitor (KV Switch) y posteriormente se añadió la función de ratón y pasaron a ser digitales con lo que uno podía cambiar de un terminal a otro con una combinación de teclas lo cual reducía el desgaste del aparato.

A día de hoy podemos elegir entre KVMs analógicos o digitales (pudiendo conectar un HDMI como terminal, lo que nos permite usar una televisión en lugar de monitor) y con diferentes entradas PS/2 Serie o USB, e incluso conmutar audio y un puerto paralelo.

El que yo he comprado es un D-Link en Elara.ie que es analógico (VGA) con soporte PS/2 y USB (DKVM-2KUPro) para poder usar así el teclado que tengo de Microsoft que además de PS/2 trae un conector USB para un HUB integrado donde tengo enchufado el ratón. El cambio de terminal se hace por teclado y permite cambiar sólo la pantalla (ScrollLk+1) y dejar el teclado y el ratón conectados al otro terminal, o cambiar también los dispositivos (ScrollLk+F1).

Si alguien está interesado en saber qué tal funciona que sepa que el cambio de terminal es rápido y cumple su trabajo perfectamente.