Somos el resultado de una gran cadena de montaje para la que sigue sin haber recambios originales después de miles de años de producción.

Como tantas cosas en esta vida, no estamos hechos para durar.