Hoy, leyendo mi dosis diaria de opinión, me he encontrado con posturas cláramente divididas respecto al comportamiento de grupos en función de su tamaño… aunque no necesariamente opuestas.

Mientras uno de los blogs que sigo postulaba que el número de personas que siguen una tendencia es determinante a la hora de valorar el producto (a groso modo, él lo explicaba mucho mejor) en el otro se advertía de que la capacidad de determinación mengua a medida que el grupo crece, haciéndo que sus integrantes pierdan capacidad de decisión (por lo cual haría irrelevante, en cierta manera, su decisión de seguir dicha tendencia).

«Hay quien dice que 1 millón de moscas comen mierda cada día y eso no demuestra que la mierda sea buena. Eso es demagogía. Para las moscas sin duda es buena.»

Un millón de copias vendidas, Un mundo perplejo

«Independientemente de la inteligencia o educación (tanto en el sentido de maneras como en el de aprendizaje) de los miembros individuales del grupo, la inteligencia mostrada disminuye según aumenta el número de integrantes.»

Grupos y Autoridades, Criando cuervos

Las dos opiniones son muy interesantes y realmente no desmerecen la una a la otra, ni llegan a contradecirse. Los pequeños matices son los que las hacen complementarios en lugar de opuestas.