El pasado mes de febrero, 82.132 personas se sumaban a los más 4,3 millones de parados que hay en España, y es que hemos pasado ya el 18% de la población activa del país, o lo que es lo mismo: que 1 de cada 5 personas, más o menos, en edad de trabajar, no tiene con qué llevarse el pan a casa. Casi nada, monada.

Y mientras pienso en esas cifras me encuentro con que un grupo de iluminados hijos de puta, los mismos que nos han metido en esta crisis, han decidido hacer campaña por el yes we can de apretarnos en cinturón -el nuestro, por supuesto- y arrimar el hombro contando nuestra historia en Internet, a ver si alguien se anima con eso.

La página en cuestión se llama estosololoarreglamosentretodos.org y va de buen rollo, con el fondo negro -que mola más- y legras bien grandotas diciéndonos lo cerca que está la luz al final del tunel. Tienen hasta vídeos a lo Youtube con el “making of” donde podemos ver a tíos populares como Buenafuente y mucha gente llena de esperanza y sonrisas, nada que ver con las caras largas que te puedes encontrar por la calle.

Y es que ¿acaso deberíamos tener los pelos de punta después de tanta alegría en acción?

No hace falta saber mucho de páginas web para darse cuenta de que una puesta en escena así cuesta dinero y que las organizaciones (los punto org, vamos, pa entendernos tú y yo) no suelen tenerlo. Vamos, que no es el sitio donde sueles encontrarte a los que normalmente tienen mucha esperanza y pocos recursos, más del palo de grupos de Facebook o páginas gratuitas donde recogen firmas y donaciones para arreglar el mundo.

¿Quienes son en realidad estos tíos? Pues ellos dicen “Somos gente como tú, y pensamos lo mismo que tú piensas” pero si sigues leyendo en un momento te explico lo iguales que somos…

Pues resulta que hace unos meses, Jaime, que no sé quién cojones es pero siempre queda bien poner un nombre así, sin apellidos ni cargos para que uno pueda compararse, supuestamente un profesional del marketing vio la oportunidad de darle la vuelta a la tortilla y montar todo este tinglado para enbolsarse unos euritos (4 millones) en nombre de la crisis, de todos nosotros y de la Fundación Confianza… que casualmente también son gente como tú y como yo, pero con mucha más pasta.

Vamos, que El Corte Inglés, Indra, Telefónica, Cámaras de comercio y compañía, por citar sólo a unos cuantos, son gente como tú y como yo, y han pensado lo mismo que tú y yo pensamos de esta crisis… ¿a que sí?

Pues a mí todo esto, señores, me huele muy pero que muy mal… porque aquí los que pringamos somos  siempre los mismos. Porque estos señores tan elegantes y con tantas ideas maravillosas no están dentro de los más de 82 mil que en febrero se han quedado sin trabajo, ni entre las 120 mil de enero… y así hasta contar los 4,3 millones de parados que sí tendrán que enfrentarse a una de las peores crisis que ha pasado el país y de la que no tienen ni idea de cómo nos van a sacar.

No, si al final resulta que la culpa la tendremos nosotros, que somos negativos.