Hace algún tiempo, mi hermano me contó que había decidido emprender “un año sin videojuegos” [nuevos] para combatir un poco el consumismo y ahorrarse un dinero, ya que posiblemente todos estos títulos triple-A que están saliendo ahora, dentro de un año estén tirados de precio.

El caso es que, el otro día, después de terminar el Red Dead Redemption me dirigí al centro comercial para buscar mi siguiente pasatiempo, cuando me acordé de que aún tenía pendiente la expansión de Borderlands, entre varios juegos que he comprado y que apenas he jugado…

El Templo Jedi, de The Force Unleashed… El Ejército secreto del General Knox, de Borderlands, Prince of Persia… Gears of War 2… son ejemplos de juegos que ni he empezado (bueno, técnicamente algunos sí los he empezado, pero no he llegado a dedicarles ni 10 minutos). Tom Raider: Legend… Call of Juarez: Bound in Blood… Alone in the Dark o el carismático Fallout3… son otros ejemplos de juegos que empecé con muchas ganas, pero que no consiguieron engancharme lo suficiente como para terminar la historia (el caso de Fallout creo que más bien lo he dejado a propósito porque me da pena terminarlo).

Muchos los he comprado porque eran ofertas de ediciones especiales, packs o regalos, pero he decidido que no voy a comprar ningún juego nuevo hasta que no acabe todos los que tengo pendientes…

  • Rainbow Six: Vegas 2
  • Fable (Xbox Classic’s)
  • Splinter Cell: Double Agent
  • Fallout 3
  • Bully
  • Alone in the Dark
  • Halo 3
  • Dead Rising
  • Tomb Raider: Legend
  • Tomb Raider: Anniversary
  • Prince of Persia
  • Gears of War 2
  • Assassins Creed II
  • Alan Wake
  • Call of Juarez: Bound in Blood (Terminado)

Echándole una media de 2 semanas por juego esto me debería tener entretenido por unos 4 o 5 meses, medio año en el mejor de los casos.

Espero que eso calme un poco mi vena consumista, aunque no descarto que pasados los primeros juegos me vuelva un poco más flexible y me regale algún nuevo título para jugar con los amigos, como el Sacred II, y socializar un poco también, que de eso se trata también.