Un Kit de 72 horas, o Kit de emergencia, es una pequeña selección de utensilios y víveres -que normalmente deben caber en una mochila- y que tienen como finalidad ayudar a mantenernos con vida durante las primeras horas de una situación de peligro.

En Internet se pueden encontrar multitud de páginas donde venden todo tipo de kits, ya sea de primeros auxilios o de supervivencia, todos ellos prefabricados y que en la mayor parte de los casos, o bien no cubren las necesidades reales de una persona, o incluyen herramientas que no necesitamos para sobrevivir a corto plazo.

Desde mi punto de vista es importante que sea uno mismo el que diseñe el contenido de su propio kit y huya de la tentación de comprar uno que ha sido pensado por otra persona que, además, suele coincidir tiene una tienda y su fin es ganar dinero vendiendo equipamiento deportivo.

Entendiendo el porqué de cada uno de los elementos de un kit de emergencia y podemos evaluar su necesidad, y poder decidir si merece la pena o no hacer tal inversión o tal otra, y si contamos con los conocimientos necesarios para su uso. Por ejemplo, no es lo mismo perderse mientras haces senderismo en un Parque Natural que quedarte sin gasolina en medio de la carretera; si bien las necesidades básicas son siempre las mismas, cada situación nos pone frente a diferente equipamiento y, por tanto, la manera de mantenernos a salvo cambia.

A lo largo de una serie de artículos iré comentando lo que yo creo que son los elementos básicos de todo kit de emergencia y dónde podemos comprarlos y, aunque trataré de empezar por las situaciones más comunes, cómo hacer cambios o añadir cosas en función de la situación en que nos veamos envueltos. La idea es que al final hayamos diseñemos diferentes módulos que podemos combinar de una forma u otra para hacer nuestro kit de emergencia.

Anuncios