You are currently browsing the category archive for the ‘Cocina’ category.


Oricios, originally uploaded by javiriva.

Los erizos de mar son una de esas cosas que cuando alguien te dice que se pueden comer no puedes creértelo. Aún recuerdo, cuando era niño, la cantidad de ellos que me encontraba en las playas del Mediterráneo y cómo siempre terminabas pisando al caminar entre las rocas y algunos vecinos iban a recogerlos ante mis atónitos ojos.

Ironías de la vida, ahora que he aprendido a apreciar su intenso sabor a mar, ya casi no quedan erizos en el Mediterráneo (o al menos, ni punto de comparación en cuanto a cantidad) y uno ya puede pasear y bucear tranquilo sin peligro de pincharse con sus púas.

En Asturias, los erizos de mar se conocen como oricios y son un plato típico de la costa cantabrica asturiana, donde se comen en los meses de aguas más frías, antes de que las hembras vayan a desovar y están más sabrosos, y siempre me doy algún atracón.

En Irlanda los únicos erizos de mar que hemos conseguido encontrar tenían muy poco sabor y la textura era pastosa, un tanto desagradable, así que al final optamos por tirar la mitad porque nos veíamos incapaces de terminar con gusto este plato.

Hoy, buscando otra información totalmente diferente, me he encontrado con una página donde hablan de ellos y se puede ver cómo en el Mar de Irlanda (que separa esta de Gran Bretaña) no se encuentran erizos, lo que puede explicar por qué son tan difíciles de encontrar y posiblemente que aquellos que compramos no estuvieran muy frescos, al haber sido traídos de vete a saber tú dónde.

Anuncios

Este fin de semana hemos disfrutado de una intensa jornada gastronómica que ha constado de callos, codillo, hamburguesas con pimienta y barbacoa de ternera.

El viernes habíamos quedado para cenar con unos amigos y me puse a preparar unos callos con garbanzos por petición popular. Como dicen que los callos están mejor de un día para otro, me había puesto a la tarea ya la noche anterior para dejarlos lavados y darles un primer hervor y, al revisar la nevera, me encontré con un codillo que había comprado hacía algún tiempo, así que lo puse a descongelar para cocinarlo al día siguiente.

El codillo (pork hock) es una pieza tremendamente barata en Irlanda, cuesta tan sólo 2€ y da para que dos personas coman. Como mis padres nos habían regalado una máquina de cocinar (que viene a ser como un pequeño horno portátil con diferentes programas) decidimos estrenarla con un codillo al vino y el resultado fue fabuloso y estaba tan rico que hasta nos dió pena tirar la salsa que sobró.

Después de tanto trabajo el día anterior, el sábado no teníamos ganas de mucho jaleo así que me acerqué al Superquinn del barrio y compré unas hamburguesas con granos de pimienta, que no requieren más preparación que la de poner carne a la plancha y aunque teníamos pensado salir a cenar fuera, decidimos dejarlo para otra semana por miedo a terminar reventados.

Ya por último, el domingo hizo un día buenísimo, así que quedamos con unos amigos para poner a punto la barbacoa y celebrar que ya ha llegado el bueno tiempo y, mientras dure, hay que aprovecharlo.

Como la máquina de cocinar se transporta fácilmente, decidimos llevarla y preparar un arroz con leche a la asturiana in-situ mientras poníamos un poco de orden en el jardín y hacíamos la comida. Para la barbacoa compramos ternera (rib steak) y cordero, que son carnes que siempre quedan muy bien a la brasa y, aunque con el postre tuvimos una pequeña confusión en las medidas (pinta y media en lugar de litro y medio), al final el arroz con leche quedó riquísimo.

No he sacado ninguna foto porque he estado más preocupado cocinando que otra cosa, pero a ver si la próxima vez tengo un poco más de tiempo y dejo una prueba visual de todo esto.

Hoy le he preguntado al carnicero cómo preparan los callos en Irlanda, a lo que me ha respondido que él no tiene ni idea de cómo se come eso, a lo que ha añadido “nunca he estado tan hambriento como para querer comerlo“.

Así no me extraña que se muriesen de hambre al no tener patatas que comer… qué triste es esta gente.

He descubierto una faceta oculta de María: le gusta cocinar. Flaki

El otro día me pasé por su casa y estuvimos hablando de comida, a los dos nos entró hambre y nos pusimos manos a la obra. Me preparó un cocido al que sólo le faltaban las patatas (cachelos) aunque en León yo le dije que no le echábamos patatas al cocido así que no se preocupara.

Como el caldo estaba muy fuerte hoy he añadido un poco de agua y le he dado un herbido, ya se sabe que estas cosas van cogiendo sabor y cada día que pasa están más deliciosas.

Los garbanzos del cocido los utilizaré para hacerme unos callos, ya que el otro día descubrí que es una comida muy popular en Polonia (Flaki) y están disponibles en las tiendas que tienen por la ciudad, aún no sé si los preparan como nosotros pero más o menos tienen que ser parecidos. Anda que como consiga hacer callos…

Ayer fui al centro comercial que tenemos en Blanchardstown a encargar una correa para el coche y llamé a María por si quería hacercarse a comprar algo y me dijo que no podía porque estaba en la cocina liada. Cuando terminé las compras y pasé me enseñó una maravillosa lubina que había preparado al horno y es que en Blanchardstown Village parece ser que hay una pescadería muy buena con lo que se acabó el ir a Howth mas que a disfrutar del paseo marítimo.

La lubina, perfecta, una pena que no me acordé de sacar una fot.

diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031