You are currently browsing the category archive for the ‘Personal’ category.

Cuando era pequeño creía que los hoteles eran esos sitios fascinantes donde vive la gente rica que no quiere preocuparse más que de pagar una factura a fin de mes.

Claro que cuando tienes que pasarte una semana lejos de la persona que más quieres, la cosa cambia un poco… ahora mismo me siento prisionero de en una cárcel de cuatro estrellas y sólo pienso en el día que pueda volver a despertarme y que la primera persona que vea sea ella.

Aunque suelo bromear con que ninguna de las cosas que quería cuando era niño se ha cumplido, en realidad es mentira; he sido yo el que ha ido dejando atrás muchas ideas que no me hubieran llevado a ningún lado.

Es verdad que otras se me han escapado entre los dedos, pero eso es otra historia…

Ayer estaba con un amigo explicándole cómo iba lo de las fotos en Facebook en vez de usar Flickr, y de todo el rollo de amigos y grupos, cuando me di cuenta que el icono que tenía que aparecer al lado del correo de una amiga había desaparecido… me habían bloqueado!!!

Esta amiga y yo habíamos tenido una discusión hacía un mes, más o menos, y la cosa no llegó a las manos porque ella es una dama y yo un caballero (es broma) pero yo creía que la cosa terminaba ahí, que se le pasaría y que todos tan a gusto de nuevo… pero parece ser que no.

Cuando al día siguiente no la vi en el MSN pensé que me habría bloqueado por el tema de la rabieta y no le di mayor importancia, claro que como tampoco me conecto mucho ni me había dado cuenta de que todavía seguía enfadada.

Parece ser que la gente se lo toma muy en serio en la era tecnológica con esto de dejar de ser tu amigo, esto me recuerda cuando iba al colegio y alguien se enfadaba contigo… la vida no ha cambiado tanto, parece ser. Ya casi me había olvidado del típico “ya no te ajunto” y de los que hacían como si no te escuchaban.

Seguimos siendo los mismos niños, pero un poco más grandes.

En principio, la idea era poder ver todos juntos el partido de la final de la Eurocopa… pero parece ser que a los futboleros, en mayor o menor medida, eso de ver el fútbol es algo que hay que hacerlo en un bar rodeado de gente, a poder ser, apoyando a tu equipo a gritos.

Un amigo quería ir al bar que hay en Parnell Street, que siempre está hasta las orejas y que el día del partido, no había que ser un experto en deportes para predecir que, estaría aún más lleno… mientras que la otra persona con la que habíamos quedado prefería también verlo en el bar de al lado de su casa mientras su mujer acostaba a su hija después del baño.

Al final quedamos en un bar de Smithfield donde estábamos más o menos solos, la verdad es que el ambiente era penoso, y eso que a mí el fútbol no me gusta. Yo había llevado una bandera de España atada a la cintura e Inés se había puesto una camiseta roja y amarilla; a falta de otra cosa mejor quedaba bastante claro con qué selección íbamos.

El partido no me pareció tan aburrido como esperaba, pero sí mucho menos emocionante de lo que pensaba. No pasé nada de miedo viendo a Alemania acercarse a puerta: sin ser un experto, me pareció que la defensa la teníamos muy bien controlada; no como el ataque, que era penoso ver cómo cada vez que tenían oportunidad de tirar hacían una pequeña pausa para que todo el equipo rival se colocara y nos jodiera el gol.

Bueno, apuntes de alguien que no entiende de fútbol, no más… el partido terminó y España ganó 1 a cero… todos salimos a la calle y los españoles celebramos nuestra victoria saltando y gritando y, ante la atónita mirada de la policía Irlandesa, toreando a los coches aquí y a allá en el centro de Dublín.

Sólo eché de menos la canción de Los Nikis….

Una de las cosas que más suele trastornar a los españoles que venimos a Irlanda es que en este país no tienen persianas, con lo que en verano, que empieza a clarear a las 4 de la mañana y antes de las cinco ya es totalmente de día, hay mucha gente que no puede dormir.

En lugar de persianas suelen tener cortinas, pero hasta el momento todas las que yo he visto eran translúcidas… luego están las de láminas de madera (mayorquinas o venecianas) que quitan el brillo y dejan pasar una luz cálida y muy agradable, pero que no impide que te desveles de madrugada.

El otro día nos decidimos a poner una solución a este problema y nos fuimos a comprar una persiana de tela opaca, que ellos llaman blackout y que no es más que una lona, con lo que te para la luz por completo.

El resultado es suficiente oscuro como para volver a descansar…

Hoy he ido a ejercer mi ya consolidado derecho a votar (hay que joderse) acompañado de mi novia, por aquello de tener testigos, y de paso acercarnos al banco a hacer unas gestiones.

Lo primero ha resultado sencillo… nos hemos presentado en el colegio electoral y con mi carné de conducir español (con la E bien grande) he acreditado ser quien soy y no me han dicho ni ojos verdes… os prometo que la próxima vez utilizaré mi DNI. No nos atrevimos a sacar fotos por miedo a que la garda nos llamara la atención.

Mañana comenzarán el recuento de votos y muy pronto sabremos si tenemos nuevo tratado, o hay que discutir con Irlanda, y con aquellos otros países que se quieran montarse al carro del referéndum llenando la cabeza a los ciudadanos de tonterías que no tienen nada que ver con lo que realmente se va a votar, los términos de una Europa común.

Yo, por lo pronto, ya voté que a mí el tratado me parece bien.

En Irlanda los festivos nacionales se celebran el primer lunes del mes y se llaman Bank holidays, aunque entre los amigos solemos llamarlos Lunes de resaca porque la noche del domingo aprovechamos para salir de fiesta.

Por supuesto, en un mercado consumista como es el de Irlanda hay mucha gente que tiene que trabajar, aunque en la mayor parte de los contratos a tiempo completo se expresa el derecho a disfrutar de esos festivos… pero la mayor parte de la gente prefiere trabajarlos; que le paguen el doble y además tener un día de permiso extra.

Yo hace tiempo que he descubierto que lo primero para que te traten como un irlandés es comportarse como tal, participar de sus costumbres es muy importante si no quieres que te tachen de extranjero y pasar a formar parte de su sociedad.

Este domingo tocó Noche de salsa en el SamSara y, a medida que pasaba la noche, nos fuimos tropezando con gente que hablaba español, con lo que al final terminamos ocupando un buen trozo de bar formando una extraña mezcla entre irlandesas y polacas que querían aprender a bailar salsa y españoles dispuestos a hacer de profesores.

Es una buena manera de pasar la noche de fiesta con esta gente y sentirte un poco en tu salsa, o al menos no sentirte tan fuera de lugar como en otros bares. Lo malo de tanta fiesta es que nos vamos haciendo mayores y al día siguiente la resaca pasa factura. Afortunadamente mis compañeros de piso son de los que prefieren trabajar en bank holiday y hoy tengo toda la casa para mí…

Parece que entre más dinero se gasta uno en que le envíen las cosas a casa peores son los resultados.

Uno de los inconvenientes de vivir en el Centro es que los irlandeses y los edificios se llevan muy mal; normalmente en España estas cosas no pasarían pero aquí en Dublín parece que hasta las tareas más sencillas se convierten en desafíos hercúleos.

Para evitar este tipo de problemas mi empresa a optado por UPS en lugar de confiar en el tradicional servicio postal, Ann Post, para enviarme un paquete a casa… y la cosa, como seguro que ya os estáis imaginando, no ha salido bien.

La razón inicial es que en Ann Post, conscientes de sus limitaciones, cuando se las ven con un edificio te dejan una nota diciendo que te pases a por el paquete, que a ellos les cansa subir escaleras y buscar tu puerta.

En UPS, por el contrario, pretenden ofrecer un servicio de calidad; se comprometen a entregar el paquete ellos mismos y que no seas tú quien tenga que desplazarse hasta sus oficinas a recoger lo que has pagado para que se te lleve a casa…

Así que cuando el mensajero, primo hermano del de Ann Post e irlandés de nacimiento y costumbres, se encuentra en frente de un edificio pues te deja una nota diciendo que lo de subir escaleras y buscar tu puerta no va tampoco con él.

Eso sí, como el servicio es de pago no tendré que molestarme en recoger yo mismo el paquete y me han notificado que mañana, el mismo mensajero o su primo hermano, volverán a intentarlo… posiblemente con resultados similares.

En fin…

Hoy un amigo me envió una foto que me sacó hace unos días mientras salíamos de un bar.

La verdad es que ya llevaba algún tiempo queriendo cambiar la imagen que tengo en mi perfil pero no tenia muy claro qué era lo que iba a poner en su lugar hasta que hoy se me ha resuelto la duda…

Gracias por la foto, miguev ;-)

Ya he terminado de ponerme manos a la obra con el baño para instalar una barra en la ducha, y es que parece ser que los estándares irlandeses (ya no digo las casas antiguas, si no las que son nuevas como esta) no incluyen ciertas comodidades que serían de esperar.

Esta vez lo que nos ahorramos con la barra, que como estaba de oferta en Lidl salió mucho más barata que la de Tyrrelstown, nos lo gastamos en un taladro de cable. Al final la única complicación fue encontrar una broca adecuada para hormigón, ya que la ducha va contra una pared maestra y en vez de una pared simple alicatada.

Al final, tras un pequeño contratiempo con uno de los tornillos de bajísima calidad que tuve que sustituir porque me comí la cabeza con el destornillador cuando iba por la mitad, todo quedó perfecto y por fin tenemos ducha nueva.

Lo siguiente es el toallero, que esta vez no irá en la puerta. Me gustó el que tiene el padre de Inés en Gijón que es la mar de práctico, compuesto de tres barras podemos poner las toallas colgadas o dobladas encima… pero para eso aún tenemos que encontrar uno que nos guste.

Este año mis padres me tenían preparada una fabulosa cámara de fotos para mi cumpleaños. Yo sé que a ellos les hacía mucha muchísima ilusión y que además era, seguramente, una de las mejores cámaras compactas que uno puede encontrar en el mercado hoy en día.

La cámara tiene un zoom óptico de 10x, 7Mpx y un LCD de 3″ hacen que prácticamente ninguna otra cámara compacta pueda hacerle frente. El resto de sus bondades son un ISO de hasta 1250 (aunque dicen por encima de 800 las fotos salen muy quemadas) larga duración de batería en comparación con otros modelos y un modo de disparo continuo y video más que aceptables.

Lumix TZ3

Desgraciadamente yo no quería una cámara, me hace mucha ilusión que mi padre, que le encanta la fotografía, se recorriera las tiendas de León para tener el regalo listo a mi llegada y me se hizo casi imposible decirle que “no, gracias” cuando me llamó para felicitarme.

Mi hermano les había dicho que me gasté un montón de pasta en mi móvil precisamente para no tener que andar por ahí con una cámara, ya sé que no es lo mismo pero las fotos no son tan malas y siempre lo tienes a mano…

Un poco a regañadientes, mi padre me dijo que la cambiara por otra cosa, aunque como la compró en una tienda de fotografía no había mucho donde elegir…

Como no tenía intención de cambiarlo por otra cámara (esta es con creces la más interesante) y respecto a mi móvil creo que de momento voy servido, lo único que se me ocurrió fue probar suerte con un iPod Touch.

iPod Touch

Aunque ya sabéis lo incómodo que me siento con Apple he de reconocer que el aparato es todo un invento, no había visto nunca un bicho tan pequeño navegar por internet tan suelto y visualizar fotos tan bien.

Como reproductor … ¿qué queréis que os diga una persona que adora Sony? de momento estoy contento, a ver cuánto tardo en arrepentirme.

agosto 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031